Los quesos que elabora Patro, en esta quesería, siguen básicamente dos procesos dependiendo del tipo de quesoLos quesos frescos, donde la leche se pasteriza; este es un proceso en el que se mantiene, la leche, a unos 75º durante 15 segundos consiguiendo, con ello, eliminar todos los microorganismos patógenos dejando vivos una parte de los beneficioso, obteniendo un producto natural con toda seguridad.

Los quesos curados, la leche se cuaja cruda se calientan a temperaturas entre un intervalo de 25º a 33ºC . De esta manera se deshidrata más rápidamente y también se consiguen sutiles cambios en el sabor final del queso, afectando a las bacterias existentes y a la estructura química de la leche, después pasaremos al salado

finalmente a las cámaras de secado, donde el queso, pasara por un proceso bioquímico de un os dos meses aproximado, donde posibles microorganismos patógenos habrán desaparecido, dando tiempo a que bacterias y levaduras, beneficiosas, hagan su trabajo y acaben de conferir todas las propiedades organolépticas y alimenticias a nuestros quesos.

Las demás variedades de quesos serian las condimentadas con pimentón y especias o los batidos por no olvidarnos de las tortas donde estas últimas se ha dado una temperatura inferior en el cuajado.

Así mismo elaboramos quesos que pasamos a conservar en aceite de oliva adquiriendo este el característico sabor picante y fuerte de los quesos conservados.